Primeros Pasos

¿Cómo puedo saber si necesito ayuda psicológica?

En general, la mayoría de las personas tienden a esperar demasiado tiempo antes de solicitar ayuda de un profesional de la salud mental.

¿Cómo saber cuándo tu hijo necesita ir al psicólogo?

Como norma general, podríamos decir que se aconseja la visita al psicólogo si ves algún cambio de comportamiento en tu hijo que interfiere de manera significativa en su/vuestra vida.

Realizanos una consulta

Si tienes dudas de si debes acudir al Psicólogo porque te sientes identificado con algunas de las cuestiones no dudes en ponerte en contacto conmigo.

Escríbenos

¿Cómo puedo saber si necesito ayuda psicológica?

En general, la mayoría de las personas tienden a esperar demasiado tiempo antes de solicitar ayuda de un profesional de la salud mental.

Como norma general, si alguien tiene un problema que le provoque ansiedad, tristeza, preocupación excesiva, etc., debe intentar resolverlo por sus propios medios o pidiendo ayuda a las personas de su alrededor en las que confíe especialmente (un buen amigo, un familiar, etc.). Pero si pasa el tiempo (unos pocos meses) y el sufrimiento no decrece porque sus herramientas psicológicas o los que le proporcionan los de su entorno no son suficientes, es momento de solicitar ayuda profesional.

Eso no significa, necesariamente, largas sesiones de psicoterapia. Puede ser que con unas pocas indicaciones, o con la visión del problema desde una perspectiva diferente, sea suficiente para salir del bache.

¿Cómo saber cuándo tu hijo necesita ir al psicólogo?

Como norma general, podríamos decir que se aconseja la visita al psicólogo si ves algún cambio de comportamiento en tu hijo que interfiere de manera significativa en su/vuestra vida y que a pesar de haber intentado otras alternativas, no se ha resuelto el problema.

Niño en edad preescolar

  • Apatía y rehusar a comer
  • Tristeza e irritabilidad (lloros y balanceos frecuentes)
  • Retraso en el desarrollo.

Niño en edad escolar

  • Características predominantes son la ansiedad y la tristeza
  • Síntomas psicosomáticos (dolor de cabeza, dolor de estómago)
  • Dificultades en el rendimiento escolar con falta de atención y pobre concentración
  • Irritabilidad, aislamiento social e intolerancia a la frustración
  • Sentimientos de baja autoestima
  • Ideas de muerte (aunque no autolíticas)
  • Suelen quejarse de aburrimiento y de pérdida de interés
  • Suelen parecer tristes sin vitalidad ni energía